Demonio del Refugio en Dark Souls

Guía del Demonio del Refugio en Dark Souls

Demonio del Refugio en Dark Souls

El Demonio del Refugio es el primer jefe de Dark Souls y tendremos que derrotarle prácticamente en el inicio del juego, es el final del tutorial de Dark Souls.

Me encanta el hecho de que llevando quizás solo media hora de juego ya te echen a la cara a un pedazo de jefe, para que veas lo que te espera en el juego jajaja. Esta es de hecho una práctica muy común en los juegos de From Software y la verdad es que le da ese toque de “en este juego te va a tocar sufrir” que tanto me encanta.

El sentirte un don nadie en un mundo rodeado de peligros, nadie hace mejor eso que From Software. La aventura será difícil, pero con paciencia y sobretodo aprendiendo a saber llevar bien a tu personaje, podrás superarlo y sentirte como un don nadie que ha podido lograr una hazaña al nivel de un dios.

Por cierto, si eres nuevo en el juego o la saga… te recomiendo encarecidamente que leas este post en el que te daré unos cuantos consejos que seguro que te vendrán muy bien.

Bien, vamos ahora sí con la guía tras mis desvaríos habituales; me encanta este juego, lo siento. Nos encontraremos dos veces con el Demonio del Refugio:

Primer Encuentro con el Demonio del Refugio

El primer encuentro será un poco por sorpresa, este aparecerá de golpe cuando pasemos por una gran puerta que hay en un pequeño jardín de la zona del tutorial.

Al principio parecerá que estamos en una zona completamente vacía, pero a la que avancemos un poco, caerá un regalito con mucho cariño del cielo: El Demonio del Refugio. En este momento, obviamente no estás preparado para enfrentarte a semejante pedazo de bicho, el cual tiene un arma como 10 veces mayor en tamaño que tu personaje, así que tendrás que huir.

Piensa que a estas alturas ni siquiera tendrás un arma decente, un poco más adelante tendrás una un poco más decente y hasta un escudo; seguirá siendo un equipo de mierda, pero al menos será suficiente por el momento.

Para huir, simplemente corre como si no hubiera un mañana. En la parte de la izquierda, mirando hacia el jefe, algo alejada, hay una puerta por la que podrás escapar. Esto será una valiosa lección para más adelante, pues no debemos enfrentarnos a todo lo que nos eche Dark Souls a la cara, en ocasiones tendremos que ser sabios y dejar para más tarde algunos combates.

Por cierto, por poder, puedes tratar de terminar con el Demonio del Refugio en este momento, pero no es algo que te recomiende si eres nuevo en la saga o el juego, incluso si es tu primera partida. Derrotarle en este momento se vuelve bastante sencillo si tomamos las Bombas de Fuego en el inicio, ya que le quitarán una locura de vida, te dejo un video para que lo veas:

Si le derrotas en el primer encuentro obtendrás un objeto exclusivo: El Gran Martillo Demonio, un poderoso pero extremadamente pesado Martillo que requiere de 46 de fuerza, así que no se puede decir que te vaya a ayudar en tus inicios, pero en fin, mola tenerlo.

Por cierto, en game+ será muy sencillo derrotarle en su primer encuentro; así que puedes aprovechar ahí para conseguir el Martillo y de paso así avanzas un poco más rápido, que esta zona no da para mucho.

Segundo Encuentro con el Demonio del Refugio

En el segundo encuentro si que ya vas a tener que matarle te guste o no, por suerte ahora tendremos una espada un poco más decente y un escudo para protegernos de sus brutales ataques.

Además, aparecemos en un plataforma que queda justo encima de él, por lo que podemos lanzarnos hacia él y golpear en el aire (si lo haces con el arma a dos manos causarás más daño) para quitarle una muy buena cantidad de salud ya un poco de entrada.

Tras esto tendrás que aprender a combatir al estilo Dark Souls, que más o menos es algo así (generalizando un poco, que depende de muchas cosas):

  • Vas rotando alrededor del jefe estando bastante pegado a él para poder golpearle (todavía no) con tu escudo en alto para no llevarte una buena hostia.
  • Tienes que ir bloqueando sus ataques, no olvides bajar la guardia tras bloquear para regenerar la barra de stamina (te recomiendo leerte el post de consejos que te he comentado arriba del todo) y golpearle cuando encuentres el momento perfecto.
  • En ocasiones conseguirás eludir su ataque con tu movimiento, así que será un buen momento para aprovechar y darle un golpe o a lo sumo dos, pero ahí ya te la juegas un poco.
  • Según el ataque puedes intentar esquivarlo en lugar de bloquearlo, es más complicado, pero tampoco esta mal que lo vayas probando, que a veces es lo mejor. Esquivas a un lado, golpeas y a regenerar stamina.
  • Incluso si tienes la stamina a tope puedes darle un golpe de gratis entre que le da por hacer algo (es bastante lento) y prepararte para seguidamente bloquear.

Con un poco de paciencia caerá, mucha vida no tiene el Demonio del Refugio. Por cierto, si tienes Bombas de Fuego te pueden venir bien ya que podrás golpearle a distancia y le quitan bastante vida como ya has visto en el vídeo de más arriba.

No te olvides de los estus, estos objetos te permitirán restaurar salud. Si el jefe te golpea y estás bajo de salud, aléjate de él y cúrate rápidamente para proseguir con el combate. Saber cuando curarte es una parte vital de Dark Souls.

Recompensa por Derrotarle

Esto es lo que obtendremos al derrotar al Demonio del Refugio:

  • Gran Martillo Demonio: Solo si le derrotas en su primer encuentro.
  • Llave Gran Peregrino: La necesitas para avanzar.
  • Humanidad: Un objeto muy útil que te permitirá recuperar tu humanidad y avivar hogueras, lo que hará que te den 10 estus en lugar de solo 5. Cuando eres humano podrás invocar la ayuda de NPC para que te ayuden en algunos combates, como por ejemplo Solaire en las Gárgolas (que las veremos más adelante).

¡Y eso es todo! ¿Qué te pareció el Demonio del Refugio en Dark Souls? ¿Te parece un buen tutorial este jefe? ¿Quieres dar algún consejo a los leyentes? ¡Deja tu comentario!

No hay comentarios

¡Escribe tu comentario!

¡Sígueme!
+