Demonio de Tauro en Dark Souls

Guía del Demonio de Tauro en Dark Souls

Demonio de Tauro en Dark Souls

El Demonio de Tauro es el segundo jefe (jefe verdadero, Havel sería una especie de mini-jefe) que tendremos que enfrentar en Dark Souls.

Este es un enorme demonio, aunque menor en tamaño que el Demonio del Refugio al cual tendremos que derrotar en una situación bastante desventajosa, algo que le encanta a los desarrolladores de From Software.

Y es que tendremos que combatir en lo que podría ser una pequeña (en cuanto a anchura, que es bastante larga) muralla o puente, no me queda del todo claro qué es. El caso es ese, tendremos bastante poco espacio, así que eso será un poco problemático y tendremos jugar que donde abunda el espacio es en cuanto a lo larga que es la muralla. Tampoco te creas que el espacio es minúsculo, pero grande no es, para nada.

Es un jefe que puede resultar algo complicado, pero hay un par de trucos que harán que la batalla sea incluso de las más sencillas que hay en toda la saga, ya verás.

Consejos para Iniciados en Dark Souls

Dónde se encuentra el Demonio de Tauro

El Demonio de Tauro se encuentra en el Burgo de los Muertos, no tiene mucho misterio la verdad. Tal cual llegues al Santuario de Enlace de Alma, debes dirigirte por la rampa en la que encontrarás a algunos enemigos, mirando hacia lo que parece ser una especie de puente.

A partir de ahí es seguir y seguir adelante. Está un poco lejos y hay una hoguera de camino, pero lo acabarás encontrando, ya verás.

Cómo Derrotar al Demonio de Tauro

Te voy a dar dos métodos distintos. Piensa que siempre tendrás el método estándar, que es básicamente enfrentarte a él, bloquearle, esquivarle, le vas pegando… y demás. De todos modos, no olvides que debes matar a los arqueros de la torre, más adelante te explico en detalles.

Sin embargo, voy a contarte un par de truquitos que tiene este jefe que harán que la batalla sea más sencilla.

Ataque Aéreo

Lo primero que debes hacer para que no te acosen a flechas es, tal cual entres en batalla, subir por unas escaleras que tienes un poco escondidas a tu derecha. Allí encontrarás a dos astutos y un poco mamones, si se me permite decir, arqueros que se pasarán toda la batalla dándote por culo con sus flechas, algo que seguramente te llevará a una muerte lenta pero dolorosa.

En cuanto subas por la escalera y te cargues a sendos arqueros huecos, pueden pasar dos cosas según la velocidad con la que te hayas movido:

  1. El Demonio de Tauro no ha llegado a la torre en la que estas. Así que deberás esperar a que se acerque para tirarte sobre él y hacer un golpe aéreo para sacarle una cantidad razonable de salud. Recuerda que si vas con el arma a dos manos, le quitarás más daño, así que haz el cambio para este ataque.
  2. El Demonio ya estará ahí esperándote. Si ese es el caso, corre a saltar rápido para darle el golpe aéreo. Más que nada porque si tardas demasiado te golpeará y le hará bastante pupita a tu querido personaje.

Tras el golpe aéreo te alejas bastante, tienes tela de recorrido en la muralla, básicamente para alejar al jefe de la torre desde la que convenientemente puedes saltar para golpearle y causarle mucho daño.

Una vez alejado corres como si no hubiera un mañana para volver a subirte por las escaleras, te esperas de nuevo a que llegue el Demonio de Tauro, saltas, le hostias en el aire y repites el proceso hasta que muera del todo. Es una forma para derrotarle sin mucho peligro.

Sin embargo… hay otro método, y oh, vaya que este sí es tremendo.

Hacer el Demonio de Tauro se suicide

Es posible conseguir que el propio Demonio de Tauro se lance al vacío y muera entre terribles sufrimientos mientras tú te jactas de la poca inteligencia de este jefe.

Resulta que este demonio tiene una especie de salto hacia atrás que hace a veces, súmale a eso que hay una zona en la muralla (más o menos por la mitad) en la que no hay una barrera que impida caerte… y listo, el propio jefe se matará.

Debes acercarte a la zona donde no hay barrera y atraer el jefe hasta allí, ten en cuenta que tú también puedes caerte, así que ten cuidado. Cuando lo lleves hasta allí, ponle de espaldas hacia donde debe caer, ya que ese salto lo hace hacia atrás.

A continuación te toca esperar, ves aguantando sus ataques con tu escudo (recuerda bajar la guardia entre ataques para recuperar stamina) y tarde o temprano hará el salto, momento en el que morirá instantáneamente mientras tu te regocijarás por lo cruel que puedes ser. La verdad es que es muy gracioso matarle así, vale mucho la pena solo por las risas, solo faltaría añadir la música de “Hello Darkness my Old Friend” para que fuera un momento todavía más increíble.

Recompensas por Derrotarle

Al derrotar al Demonio de Tauro obtendremos las siguientes recompensas:

  • Humanidad: A estas alturas (bueno, tampoco llevas tanto, en el post del Demonio del Refugio lo expliqué) ya debes saber cómo funciona.
  • Hueso de Regreso: Al utilizarlo vuelves a la hoguera.
  • <5% de obtener un Gran Hacha Demonio.

Siguiente Jefe: Gárgolas Campana

¡Y eso es todo! ¿Qué te han parecido estos dos trucos para terminar con el Demonio de Tauro en Dark Souls? ¿Los conocías? ¿Conoces algún método más épico para matarle que el de que se tire él mismo al vacío? ¡Deja tu comentario!

No hay comentarios

¡Escribe tu comentario!

¡Sígueme!
+