Consejos para Iniciados en Dark Souls

Consejos para Principiantes en Dark Souls

Consejos para Iniciados en Dark Souls

Increíble imagen creada por h1fey de Deviantart

Soy un verdadero friki de los Videojuegos de From Software: La Trilogía Dark Souls, Bloodborne y Sekiro (pese a que me parece el peor de todos) y espero con ansias el nuevo título de la desarrolladora.

Me he pasado absolutamente todos los juegos e incluso tengo el platino de Dark Souls y Bloodborne, por lo que sin ánimos de presumir nada, creo que soy un buen candidato para dar consejos sobre este juego y sobre la saga en general.

Dark Souls es un juego increíble, pero también es bastante exigente, de todos modos cuando le pillas el truco a la saga… la cosa se vuelve bastante más llevadera. Por ello, tras incontables horas de vicio a este juego y a la saga, he decidido darte todos los consejos que pueda, ¡ya verás como se nota la diferencia si aplicas todo lo que te digo! ¡sobretodo si eres principiante!

La Paciencia y Cautela son tus Mejores Aliados

Dark Souls no es un juego para ir a saco reventando a todo lo que se mueve, si quieres ese tipo de experiencias será mejor que juegues a God of War o Devil May Cry (títulos que me gustan bastante, pero ya me entiendes). Aquí lo prima es ir con un cuidado extremo en cada momento.

¡No te pierdas mi último vídeo del canal de YT!

No trates de ir deprisa, ves siempre con calma. Revisa cada rincón concienzudamente, observa muy bien tu entorno, revisa bien todas las direcciones con mucho cuidado en pasillos y en general en cualquier esquina o giro que debas hacer.

Tómatelo como si tu personaje fueras tú y murieses realmente si mueres en el juego, ese es el modo en el que debes jugar a Dark Souls.

No te Arriesgues

No es un juego en el que esté bien arriesgarse, en todo momento deberías tener la situación bajo control, porque si no es así es probable que mueras con los riesgos que eso conlleva.

Mata a los enemigos de uno en uno y trata de atraerlos poco a poco, combatir contra varios nunca es buena idea, y más dependiendo del enemigo. Si por algún motivo te tienes que enfrentar a varios, trata de separarlos, por ejemplo retrocediendo, para ir acabando con ellos.

No te la juegues, cuando tengas la salud algo baja o quizás por la mitad, cúrate. Es mejor ir por ahí con la vida a tope, que nunca se sabe lo que puede pasar. Cuando te estés enfrentando a un enemigo, no le ataques demasiado ya que te quedarás sin stamina muy pronto, ves poco a poco, descansa un poco y recupérate.

Además, es importante no dar demasiados golpes antes de retroceder, ya que podrías cometerte un golpe de vuelta y según el enemigo puede suponer la muerte o por lo menos perder una buena cantidad de salud (por eso debes tratar de tener tu salud alta siempre.

Oh, por cierto, te vas a encontrar montones de enemigos muy poderosos durante la aventura así como rutas extremadamente complejas que en sí no están pensadas para que vayas por ahí hasta más adelante. Lo malo de Dark Souls, aunque en realidad es algo que le da mucha emoción, es que nada nos indica qué camino tenemos que tomar o qué enemigos debemos derrotar. Aprender a dejar de lado un enemigo para más adelante o entender que quizás esa zona tan compleja en la que estás quizás no es donde debas ir ahora y proceder a buscar otro camino, te ayudará enormemente a triunfar en este juego.

El Escudo es tu Mejor Amigo en Dark Souls

Si bien podrías ir sin escudo y pasarte Dark Souls, esto hará que sea mucho más difícil. Por poder, puedes ir todo el juego a base de volteretas, si controlas bien los tiempos al final es lo más eficaz, pero es bastante más complicado.

Este modo de juego no es algo que te recomiende, ni de coña, para tu primera partida; para la segunda si quieres podrías hacerlo, pero en la primera, a más sencillo sea, mejor.

El Escudo viene tan, pero tan bien, que debería ser mandatorio en este juego. Pero eso no significa que tenga su cosa, pues tendrás que controlar muy bien tu stamina. No puedes estar todo el día con el escudo bloqueando, que va, tendrás que ir bajando la guardia para ir recuperando stamina entre ataque y ataque; esa es la clave para dominar el escudo en Dark Souls, lo cual no quita que tiene su cosa, ¡pero ya verás como le pillas el truco!

Mientras vas por ahí explorando zonas, te recomiendo encarecidamente que tengas tu Escudo siempre en alto, pues no sabes cuando pueden lanzarte una flecha desde vete a saber donde, o cuando puede aparecerte un enemigo escondido tras una esquina, o incluso que de repente se te venga una pedazo de bola directo a tu cara.

No puedo decir hasta qué punto te puede salvar el culo el hecho de tener el Escudo en alto mientras exploras solo por si acaso. Simplemente hazlo y verás como alguna vez te salva de algún golpe.

Controla la Stamina

Controlar la stamina es vital en este juego, pues si te quedas sin stamina no podrás ni bloquear, ni correr, ni esquivar; motivo por el cual estarás completamente vendido ante tu enemigo, algo que no es buena idea.

Acostúmbrate a tener controlada la barra de stamina y no te pases realizando acciones que gasten esta barra. En el apartado del Escudo ya te he contado un poco sobre esto, pero esto se aplica también a correr y esquivar, ya que estas acciones también consumen stamina.

Cuando veas que te queda poca stamina retrocede un poco y no hagas más acciones para regenerar la barra, no deberías quedarte a cero, es muy arriesgado. Es mucho mejor ir poco a poco, ir rellenando tu barra y ahí proceder a atacar o esquivar un poco.

No exagero cuando digo que en mi opinión este aspecto del combate de Dark Souls es lo que verdaderamente te hará dominar el juego, controlar tu stamina es la clave, y cuando lo dominas, se nota la diferencia.

No te Olvides del Contraataque

Si bien la mecánica de contraataque es un poco difícil de utilizar ya que tienes que pulsar L2 en el momento preciso y contra enemigos rápidos esto puede ser extremadamente complejo… es cierto que hay algunos enemigos en los que esta mecánica se vuelve muy sencilla.

Ciertos enemigos tienden a ser muy defensivos y cuando atacan suelen tardar bastante tiempo en atacar, por lo cual te da tiempo de sobras para prevenir el ataque y hace que hacer un contra-ataque sea muy sencillo.

No Acumules Almas

Como seguramente ya sepas, cuando mueres en Dark Souls, perderás todas las almas que hayas acumulado (y estas te permiten subir de nivel, que es clave en el juego) y tendrás la oportunidad de volver al sitio donde moriste para recuperarlas. Eso sí, si de camino vuelves a morir, las habrás perdido para siempre, trata de que esto no ocurra, porque da muchísima rabia… pero supongo que tarde o temprano te pasará.

Así que al menos preocúpate de que si te pasa, no sea tan grande la pérdida. No vayas por ahí acumulando almas como si no hubiera un mañana, eso no tiene ningún sentido; tan pronto como puedas subir de nivel, ves a una hoguera e invierte tus almas por si acaso. Además… por experiencia sé que a más almas lleves acumuladas, mayor es la presión que sientes en el juego, así que líbrate de tensiones, ¡gasta tus almas!

No Inviertas Puntos de Estadística al Tun tun

Invierte sabiamente tus puntos de estadística, ya que eso puede facilitar bastante tu partida. Céntrate en Fuerza o en Destreza, (inteligencia si eres mago); no trates de ser un híbrido, es mejor ser muy bueno en algo que mediocre en todo.

También, deberías conocer todo el tema del cap de estadísticas, ya que es un elemento clave:

Básicamente, al llegar a cierta cantidad de puntos en cierto stat, este comenzará a cundir menos, por lo cual llega un punto en el que no vale la pena seguir invirtiendo puntos en ese stat.

Este es un tema bastante complejo, ya que depende del stat en cuestión. Quizás algún día haga un post explicándolo en detalle, pero mientras tanto te dejo este enlace de la wiki de Dark Souls donde hay una tabla en la que te explica todos los caps (cap es de capar).

http://darksouls.wikidot.com/stats

Es muy importante conocerte este aspecto, al menos un poco por encima. No vayas a ser el típico que tenga 80 de Fuerza y los demás stats en la mierda, eso sería extremadamente contraproducente, pues a partir de 40 de Fuerza no hay que invertir más puntos, ya que prácticamente no se notará la diferencia y vale más la pena invertir en otras estadísticas como la salud o la resistencia, que siempre vienen bien.

No Mates a los NPC

Si bien es cierto que algunos NPC ofrecen recompensas jugosas, por lo general, es mejor que no les mates a no ser que compruebes que no te aporta o podría aportarte algo importante.

Muchos NPC tienen cosas muy útiles para ti, ya sea porque son vendedores o ya sea porque tienen una pequeña misión en la que podrás obtener una buena recompensa.

Por ello es mejor que no te dediques a ir matándolos, creéme, según a quién mates, lo lamentarás enormemente, no te la juegues por unas pocas almas y algún objeto poco útil, no vale la pena. Infórmate muy, pero que muy bien, antes de matar a un NPC, que una vez muerto no hay vuelta a atrás y si te has cargado a la persona que te daba un poderoso hechizo (por ejemplo) tras una misión, vas a tener que aguantarte.

¡Y eso es todo! ¿Qué te han parecido estos consejos para iniciados en Dark Souls? ¿Quieres dejar tú algún consejo? ¿Te gusta el juego tanto como a mí? ¡Deja tu comentario!

No hay comentarios

¡Escribe tu comentario!

¡Ahora también hago Gameplays!Link al canal de YT
+