Guía para Derrotar a Caronte en Hades

Caronte en Hades

Caronte es el único jefe secreto que existe en Hades, su combate tiene una dificultad mayor a la del propio Hades como jefe final del juego, a no ser que activemos las Medidas Extremas para este en el Pacto de Castigo (en dicho caso, sí que se complicará mucho el combate contra el padre de Zagreo).

El único requisito que debemos de cumplir es haber derrotado a Hades al menos una vez, tras haber cumplido esta condición podremos optar a combatir contra Caronte. Su combate se encuentra de forma aleatoria, si al entrar en su sala tiene un saco con 300 Óbolos de Caronte detrás suyo, podremos «tomarlos prestados»; tras esto Caronte se volverá colérico y nos transportará al Érebo para comenzar el combate contra él.

Este combate es totalmente opcional y la recompensa obtenida solo será útil durante la tentativa de huida actual, así que enfrentarte a él será solo te servirá para poner a prueba tus habilidades y para poder exprimir la experiencia del juego un poco más.

Localización de Caronte

Realmente no tiene una localización fija, ya que no siempre podremos luchar con él (sale de manera aleatoria); Caronte puede aparecer en su tienda, pero no en las tiendas que monta antes de un jefe final, sino en las tiendas que aparecen en las puertas a lo largo de nuestro recorrido en el Tártaro, en los Asfódelos y en el Elíseo.

Como ya hemos mencionado anteriormente, sabremos si podemos combatir contra él si tiene un saco con 300 Óbolos de Caronte tras su espalda.

Fases del Combate y Consejos

Comenzaremos el combate en una sala rectangular en la que encontraremos 4 estatuas doradas con forma de jarrones, estas serán muy clave a lo largo del combate, ya que serán muy útiles para esquivar varios de los ataques de Caronte.

A lo largo de la batalla irá invocando unas ráfagas de niebla morada que peinarán todo el campo de batalla, as única forma que tendremos de detenerlas será ocultarnos tras las estatuas para poder detener el golpe o realizar un dash para pasar por en medio de los pequeños huecos que hay entre estas ráfagas, pero cuidado, ya que este ataque sucede de forma «pasiva» y él te seguirá atacando.

Cuando reduzcamos su vida al 75% romperá dos de las estatuas para dificultarnos la evasión de sus ataques; además, cambiará el patrón de las ráfagas y vendrán varias de forma simultánea desde distintos extremos del campo (para esquivarlas tendremos que ejecutar acelerones entre los pequeños huecos que encontraremos entre cada ráfaga).

Finalmente, al llegar al 45% de vida romperá todas las estatuas restantes y nos quedaremos al descubierto, por lo que ya no nos podremos cubrir y tendremos que esquivar las ráfagas usando el dash de forma constante e intercalar ataques en los momentos oportunos hasta reducirle la vida al 20%.

Cuando su vida baje al 20% el combate se detendrá y nos soltará una recompensa muy especial en el campo; una vez que la hayamos recogido, Caronte nos devolverá a una sala aleatoria de la región en la que estuviéramos antes de luchar contra él y seguiremos nuestra tentativa de huida de forma normal.

Algo muy recomendado para este combate sería llevar algún tipo de bendición en el conjuro o en el acelerón que deje daño residual (como las de Dioniso), ya que debido a las ráfagas que produce Caronte, apenas tendremos unos segundos para infligirle daño porque sus ataques son muy dañinos y tenemos que centrarnos en evitarlos a toda costa.

También es preferible realizar este combate en la zona del Elíseo o en los Asfódelos en lugar del Tártaro, puesto que apenas habremos empezado nuestra huida y no tendremos casi ninguna bendición ni mejora que nos ayude a afrontar este combate.

Guía de Ataques de Caronte

Estos son los ataques que Caronte realizará durante su combate:

  • Marcha Espectral: En un principio, Caronte se dirigirá a la parte oeste o este del campo de batalla y hará un gesto hacia delante con su remo; tras esto, surgirá una ráfaga que peinará casi todo el campo, la cual podremos esquivar al cubrirnos con las estatuas o haciendo un dash entre los pequeños huecos de esta ráfaga como ya hemos mencionado antes. A medida que el combate avance, podrá invocar varias ráfagas de manera simultánea y podrán venir desde cualquier extremo del campo.
  • Tajo Fúnebre: Caronte lanzará una onda que se moverá por el mapa hasta nuestra posición, para esquivarla podemos reflejarla con una bendición de Atenea o bien nos podemos cubrir con un pilar en el campo para que rebote y cambie su dirección; a medida que Caronte vaya perdiendo vida, podrá hacer este ataque hasta 3 veces seguidas.
  • Remo Estigiano: Cuando Caronte se mueva hasta nuestra ubicación, atacará dos veces con su remo peinando una zona de casi 180º e infligiendo un daño exageradamente alto; es muy importante esquivar este ataque porque puede matarnos fácilmente con él, para ello te recomiendo que intentes mantenerte tras su espalda.
  • Tinieblas: Si nos mantenemos muy cerca suya, este emitirá de vez en cuando una onda que nos aturdirá durante menos de un segundo y nos alejará de él (eso sí, esta onda no hace daño); este movimiento es complejo de evadir porque lo realiza sin previo aviso, pero como no hace daño y nos recuperamos pronto del aturdimiento, es suficiente con hacer un dash en cuanto nos recuperemos para que no nos pille con la guardia baja.

Recompensas

Si lo vencemos en el combate nos podremos quedar con los 300 Óbolos de Caronte que le hemos birlado, encima nos regalará un objeto que no podremos conseguir de ninguna otra manera, la «Tarjeta de Cliente Premium«.

Con la Tarjeta de Cliente Premium, Caronte nos hará un 20% de descuento en todos los artículos de su tienda y del pozo de Caronte. La pega es que esta tarjeta la perderemos al terminar la tentativa de huida, pero nos será muy útil para comprar el Diamante o la Sangre de Titán que podemos obtener en su tienda en el Templo del Estigia.

¡Y eso es todo! ¿Has combatido ya contra Caronte en Hades? ¿Te resultó más difícil de vencer que al propio Hades? ¿Qué opinas sobre la recompensa por derrotarle? ¡Deja tu comentario!

Deja un comentario